NOVEDADES

Enviando formulario...

El servidor ha detectado un error.

Formulario recibido.

19/02/19

 

La agroindustria y la aviación son esenciales en el octavo país más grande del mundo, que busca exportar y conectarse como nunca antes en su historia. Más allá del transporte en líneas aéreas o en taxi aéreo, la aeroaplicación es el puente entre la industria más grande de la Argentina y el trabajo aeronáutico.

 

La aeroaplicación desempeña un papel vital en el desarrollo de la economía argentina: con casi 500 empresas de aeroaplicación en todo el país, son unas 2 mil personas, entre los pilotos aeroaplicadores y empresarios del sector, que trabajan 2.000.000‬ de hectáreas al año.

La Administración Nacional de Aviación Civil (ANAC) tiene registradas 717 aeronaves y 375 empresas con el Certificado vigente para realizar trabajo aéreo. Y es esta Autoridad Aeronáutica la que regula la actividad. Ninguna empresa de trabajo agroaéreo puede operar en el país sin antes disponer de un Certificado de Explotador de Trabajo Aéreo (CETA) expedido por la ANAC.

Además, la ANAC realiza fiscalización y control de actividades agroaéreas a través de inspecciones sorpresivas que tienen la finalidad de prevenir el trabajo aéreo no registrado, proteger a la población, preservar el medioambiente y la seguridad en las operaciones aéreas, con el objeto de garantizar el cumplimiento de lo establecido en la Regulación Argentina de Aviación Civil (RAAC) N° 137, y en el Art. 1 de la ley 9164.

Los controles se centran en fiscalizaciones que aseguren las aplicaciones aéreas en un marco de absoluta legalidad, de seguridad operacional y cuidado del medioambiente en general.

La industria de los aeroaplicadores colabora con la ANAC y el Ministerio de Seguridad en el registro de vuelos al norte del paralelo 29º. La instalación y el uso de estos equipamientos permiten localizar e identificar las aeronaves, facilitando la identificación de eventuales vuelos ilegales (narcotráfico).

La aviación agrícola constituye una solución efectiva y segura para el campo. La aplicación aérea garantiza un servicio de calidad, preciso y seguro: el avión no toca ni daña el cultivo (hasta el 3% de la producción se pierde por el daño en la aplicación terrestre), no se pisa ni compacta el suelo y el producto aplicado ingresa de modo más efectivo por velocidad y rotación de la gota.

En suma:

- La aviación agrícola cuenta con los mismos mecanismos de control y seguridad operacional que otros sectores del transporte aéreo.

- Las empresas, aeronaves y pilotos cuentan con los sistemas de registración, licencias y habilitaciones típicos de la aviación segura y fiscalizada.

- La aplicación aérea es efectiva y evita que se pise el suelo y el cultivo. En gran medida es mucho menos agresiva que otros sistemas de aplicación.

- Los aviones suelen utilizarse además en control de plagas (moscas y mosquitos) y de incendios forestales, en un rol social muy amplio.

- Es un servicio auxiliar de la industria que por magnitud y exportaciones es la industria que más sirve a la Patria y que asegura la alimentación mundial.

Que se conozcan los beneficios y la seguridad de la aplicación aérea procurará su crecimiento continuo. Hemos de derribar los miedos que produce la ignorancia.

 

 

 

Por Tomás Insausti, Administrador Nacional

 

 

 

"Un puente entre la agroindustria y la aeronáutica"

Fuente: ANAC

02342 530260

NOSOTROS

CAPBA, Cámara de Aeroaplicadores de la Provincia de Buenos Aires nació hace 34 años con la intención de impulsar el crecimiento y desarrollo de la actividad agroaérea integrada a las cadenas agroalimentarias y a la comunidad mediante mecanismos de representación conjunta, la defensa de intereses comunes, la coordinación de planes de acción y el fomento de ámbitos de  camaradería.

CONTACTO

secretariacapba@gmail.com

02342 530260

Sitio patrocinado por

anaplaul@fibertel.com.ar

011 4492-2089